Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
Dios lo que más odia después del pecado es la tristeza, porque nos predispone al pecado.
( San Agustín - 354-439. Obispo, filósofo y Padre de la Iglesia Latina)