Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
No confíes tu secreto ni al más íntimo amigo; no podrías pedirle discreción si tú mismo no la has tenido.
( Ludwig van Beethoven)