Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
Las lágrimas son inútiles, a menos que esté el marido presente para verlas derramar.
( Hilda Owlsley)