Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
Con el espíritu sucede lo mismo que con el estómago: sólo puede confiársele aquello que pueda digerir.
( Winston Churchill - 1874-1965. Político británico.)