Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
Lo único que impide a Dios mandar un segundo diluvio, es que el primero fue inútil.
( Chamfort - 1741-1794. Nicolás-Sebastien Roch. Académico francés.)