Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
Así como los ojos de los murciélagos se ofuscan a la luz del día, de la misma manera a la inteligencia de nuestra alma la ofuscan las cosas evidentes.
( Aristóteles - 384 AC-322 AC. Filósofo griego)