Espere mientras se carga el contenido...
Cargando página
La verdad tiene dos sabores: uno dulce, para el que la dice, y otro amargo, para el que la oye.
( Rodríguez Marín)